domingo, 25 de noviembre de 2007

El Mentón de Fogarty en Star Café

No se puede decir que hacer crónicas de conciertos sea lo que mejor se me da escribir, pero esta es un encargo especial y, aunque sólamente sea por el detalle que ha tenido Gorka en pedírmelo, intentaré que sea lo mejor posible, aunque me es muy difícil despersonalizar mis palabras y hacer una crónica puramente musical, porque soy incapaz de quedarme con el orden de las canciones cuando estoy en pleno éxtasis de felicidad y desenfreno conciertero. Para la próxima vez haré mejor las cosas y, estando ya prevenida, será una texto más profesional. De momento, el de hoy estará hecho desde el corazón y el espíritu, que son los que más se regocijaron de la maravillosa noche de ayer, así que espero que se me perdonen las deficiencias que con toda seguridad habrá. Y dicho esto, empezaré a contaros mi visión de lo que anoche aconteció (ay, que literaria suena esa expresión, me encanta)

Esta historia comienza en realidad la tarde-noche del Jueves 22 de Noviembre, día en el que parte de los integrantes de El Mentón de Fogarty, Gorka, Gabi y Carlos, nos deleitaron con un precioso miniconcierto acústico en la FNAC de Leganés, haciendo que a los que allí estábamos nos entrase una terrible e incontrolable necesidad de que llegase el concierto del sábado en el Star Café de Madrid.
Había ya ganas de concierto por estos lares entre los fans madrileños del Mentón que, por lo que se ve, cada vez somos más y más numerosos, como se demostró en la magnífica noche de ayer.
Vayamos por partes.
Llegamos pronto al concierto, como siempre solemos hacer, con el susto en el cuerpo al saber que parte del grupo había tenido un accidente de coche el que, de milagro, no ocurrió nada. Hay que decir, que me pareció poco profesional y bastante absurda la actitud de la sala Star, que no tuvo a bien colgar ni un triste cartel en la puerta anunciando el concierto.
Se iba acercando la hora y no había demasiada gente en la puerta, pero aún así confiábamos en que al final se llenaría, y así fue. Poco a poco fue llegando cada vez más gente y al empezar el concierto, la sala estaba rebosante de mentoneros ansiosos de divertirse.
Ya estábamos situados bien cerquita del escenario, así que sólo quedaba esperar a que empezase el espectáculo.
Saltan al escenario Ibai, Urko, Gorka, Carlos y Gabi y la sala entera se llena de magia. No sé que tienen estos chicos, pero en cuanto empiezan a tocar se crea una corriente de alegría y de buen humor y las penas se escapan por las gargantas de los espectadores en forma de canciones que fluyen sin poderlo remediar. La gente canta a voz en grito, baila, salta, sonrie... Mientras, los cinco mentones lo dan todo en el escenario. Cantan temas de su disco, canciones inéditas, versiones de grandes clásicos, coplas, rock & roll en estado puro, Serrat, etc, con todo se atreven, todo lo interpretan bien, todo lo disfrutamos los espectadores.
Cuando parece que todo va a terminar con ese clásico en sus conciertos "pararapapaaaaaa" que todos berreamos descontroladamente, la fiesta sigue, todavía queda, entre otros temas, ese maravilloso "Vamos a Bailar" que tanto y tanto me gusta
Lo que vino después ya no es objeto de crónica, pero os contaré que estuvo lleno de fotos, risas y bailes....
Mentones, volved cuanto antes, Madrid os quiere y yo también

2 comentarios:

  1. Mar, eres una artista de las palabras ¿sabes?. Menuda crónica, la leeré muchas veces para aprender de lo bien que escribes ;)
    Un besote guapísima y gracias por hacer mucho más especial la noche de anoche... Nos quedan muchas como la de ayer, ¡estoy segura!.
    Claudia.

    ResponderEliminar
  2. Vaya concierto tuvo que ser, uno de esos momentos para guardar en un rinconcito de la memoria y del corazón. Enhorabuena por esos momentos!

    ResponderEliminar

Me encanta que la gente de su opinión así que ya estás tardando en lanzar una botella con tu mensaje