lunes, 26 de noviembre de 2007

Cuando la realidad supera a la ficción: El extraño caso del "Hombre árbol"

Hace unos dias estaba viendo la TV y aparecieron unas imágenes que me llevaron a pensar que a veces la realidad es más increíble que cualquier cosa inventada, por ello voy a inaugurar una nueva sección en este blog titulada "Cuando la realidad supera a la ficción".

El reportaje que estaba viendo trataba de un hombre indonesio que tenía una rarísima enfermedad que consistía en unas verrugas que iban recubriendo su cuerpo, dándole el aspecto de un árbol. Os pongo un vídeo para que lo veáis porque es muy llamativo y simplemente describiéndolo no da idea de como es en realidad



Ahora que lo habéis visto, entenderéis mis palabras y la conmoción que sufrí al darme cuenta de que los Ents, esos seres mitad hombre, mitad árbol, que se dedicaban a pastorear a los árboles en "El Señor de los Anillos", de repente parecían cobrar consistencia real.

Y todo esto me lleva a considerar algo que más de una vez me he planteado (como historiadora, supongo que tengo tendencia a pensar en estas cosas), que las mitologías y cuentos con raíces en la Antigüedad, que se han conservado a lo largo de siglos e incluso milenios, en ocasiones pueden tener una base en la realidad. Ya sé que los "Ents" los inventó Tolkien, pero también es verdad que Tolkien, erudito de las lenguas muertas y las mitologías nórdicas, toma elementos de dichas mitologías para la creación de casi toda su obra. Yo de mitologías del Norte no sé demasiado, lo justo para saber de la existencia en ellas de anillos, enanos, elfos y demás y de la muchísima importancia que daban los Celtas a los árboles, por ejemplo y, uniendo algunos de estos escasos conocimientos que tengo, me resulta fácil llegar a la conclusión de que, seguramente, ya había menciones a algún tipo de hombre árbol en las leyendas antiguas de ciertos pueblos, que siempre andan cargadas de verdades disfrazadas de cuento. Miraré algún libro de estos temas, que me resultan muy interesantes.

Imaginemos por un momento que pertenecemos a una época muy muy lejana, por ejemplo al 2500 a. C. y que nos encontramos por un bosque a un hombre con este aspecto ¿Qué pensaríamos? Ahí lo dejo....

4 comentarios:

  1. Joder, casi me pongo a llorar viendo al hombre...

    Me ha recordado a un libro que me leí, en el que explicaban TAN bien cómo vendaban los pies a las gheisas que tuve que para de leer porque sólo quería llorar. Y encima luego rula por internet un email enseñando fotos de los pies de una gheisa como si fuese algo gracioso...

    Y quita la validación ésta que es un coñazooo

    ResponderEliminar
  2. Que yo no digo que sea gracioso, digo que es curioso. A mi también me da penita el pobre hombre, que no soy tan cruel.

    ResponderEliminar
  3. Wuooooo, un barbol, que fuerteeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  4. Ais, me ha empezado a doler el cuerpo... Pues si me encuentro un hombre así en un bosque, no me recupero del susto, la verdad, con lo miedica que soy, aunque ya me dirás dónde se encuentra un bosque a estas alturas de la película...

    ResponderEliminar

Me encanta que la gente de su opinión así que ya estás tardando en lanzar una botella con tu mensaje