miércoles, 25 de junio de 2008

Yo y los personajes literarios


Una cara que no se ve pueden ser mil caras distintas. Un personaje que no vemos puede ser como nuestra imaginación quiera

Cuando leo, a veces, me siento como los personajes, pero no me pasa siempre, sólo algunos autores tienen la capacidad de alterar mi estado de ánimo

Si leo a Bukowski, Kerouac o similares siento que me podría llamar Mary Lou, llevar los labios muy rojos, los tacones muy altos y ser un poco tonta y casquivana
Si leo a Miller o a Anaïs Nin, me vuelvo un tanto depravada
Si leo a Isabel Allende, me imagino rodeada de fantasmas y algo transparente
Si leo a Poe soy retorcida, oscura y densa como las noches de tormenta
Si leo a Anne Rice me convierto en vampira siniestra
Si leo literatura japonesa me vuelvo violenta
Y así sucesivamente... Ahora leo a Lawrence Durrell y me siento decadente, hedonista, perezosa...

6 comentarios:

  1. por favor, no leas american psycho

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasa algo parecido. Y yo sí he leído American Pycho! Menos mal que no me conocías en aquella época, jejeje

    ResponderEliminar
  3. Albert, Lola, no es por asustaros pero he leído "American psycho" varias veces, no debería confesarlo porque a partir de ahora no querréis quedar conmigo, seguro ;-)

    ResponderEliminar
  4. Nueva red paa blogueros
    http://blogueando.ning.com
    UNETE Y RIEGA LA VOZ

    ResponderEliminar
  5. Leer en un post tuyo... o tener una entrada en la que reflejes a golpe de verbos a Bukowski, Kerouac, H. Miller, Anaïs Nin, Poe y algún etcétera bibliográfico, vuelvo a acordarme de mí. Y de ella. Y de los libros compartidos. Y de las historias. Y de la ventana abierta y los sueños cerraodos.
    Los libros siguen conmigo. Ella, en algún lado. Pero seguro que disfrutaría con tus entradas, con tu manera de escribir.
    Si algún día vuelvo a verla, le presentaré tus letras.
    Porque todo lo que escribes me devuelve a la realidad, cuando mis sueños envejecen o se suicidan.
    Menudo rollito primavera te estoy soltando... Pensarás de dónde he salido... y que mira tú por dónde me ha dado por leerte.
    Ella es Nin.
    Yo, nadie.
    Tú, la primera estantería de la biblioteca de Alejandría, por lo menos.

    ResponderEliminar

Me encanta que la gente de su opinión así que ya estás tardando en lanzar una botella con tu mensaje