jueves, 21 de julio de 2011

La Balsa de La Medusa

La Balsa de la Medusa

Fue necesaria una última pizca de tristeza para que se derramase el vaso de las lágrimas y que un torrente de infelicidad, hasta entonces sólo intuido, se desbordase arrasando y limpiando todo a su paso. Entonces pudo salir a flote la vida que permanecía oculta, anegada por lágrimas enquistadas, sucias, viscosas como sangre muerta... frías. Y en ese momento, en mitad de la inundación, ansió aferrarse a cualquier cosa que le ayudase a flotar, ese fue el preciso instante en que resucitó.

1 comentario:

  1. Retiré la foto... Perdona. Espero que sigas leyendo el blog.

    ResponderEliminar

Me encanta que la gente de su opinión así que ya estás tardando en lanzar una botella con tu mensaje